HABLEMOS DEL FRÍO DE LAS MUJERES… POR FIN!!


HABLEMOS DEL FRÍO DE LAS MUJERES… POR FIN!!

 

Es invierno cuando escribo esto.

En invierno, al menos en España, hace frío.

Hace más frío que en verano.

Hace frío para todos.

En agosto llegamos a los 40 grados en Sevilla

En invierno llegamos a a 1 grado algún día.

Que si, que vale, que hace fresco, joder! Pero…una cosa os voy a decir:

20ºC NO ES FRÍO. A 20ºC se está muy bien con algo de ropa. Y cuando hacen 20ºC da lo mismo que sea invierno o verano, coño!.

Claro que ahora está de moda la frasecita mágica jajajajaja. Esa que lo cambia todo.

Me refiero a esa de… “sensación de frío”.

Que tiene cojones la cosa ¿eh? Que ya la mencionan hasta en los partes meteorológicos!

“Hace 20ºC pero la sensación de frío es como si hiciera -3ºC”

Ea!

Toma ya!

A ver quién discute eso!

Y digo yo… vale que la sensación de frío existe. Viene determinada, básicamente, por dos factores. La humedad y el viento. Pero señoras!! En un bar ni hay humedad, ni hay viento ni pollas en vinagre, coño!

Lo digo porque el otro día dos compañeras se quejaban de frío en un bar en el que hacía verdadera flama pero… según ellas, era por la sensación de frío jajaja.

Es como cuando entro en el hipercor y la gente no se quita los chaquetones aun a 60ºC.

Vale que vosotras sois más frioleras (y aquí no hay distinción entre delgadas o entraditas en carne) por naturaleza pero (y esto lo plasmo en forma de pregunta por no… ofender jajajajaja) ¿no será que también sois más quejicas?

Señoras!!… Vamos a mover esas carnes! Que estáis enfrascadas en plena campaña de dieta pre-bikini y post-mantecados y, digo yo que, habrá que mover las carnes ¿no?

Vamos a hacer más ejercicio porque se ve que sólo a base de comer más no es suficiente para quitaros el frío.

Vamos a quejarnos menos, coño!, que esto es Sevilla, que no es Estocolmo!

(Miedo me da la “sensación de frío” que me recorre ahora mismo al saberme el blanco de varias collejas que, además, en mi calva suenan más)

Porque eso no es lo peor. Lo que te descentra es que luego, cuando llegue el verano “la calor” será insoportable para ellas, también.

En cuanto vaya al mediamarkt compraré una estación meteorológica de esas que miden hasta la humedad relativa.

Menos mal que tenéis la suerte de que nosotros siempre estamos calentitos y ni siquiera nos molesta el frío de vuestras desamparadas manos cuando se posan (cual conejo que busca cobijo en su madriguera) en nuestras partes “nobles” jajaja.

Ayyyyy! Si no fuera por nosotros…

Anuncios

HABLEMOS DE LA PUTA ESPECIE HUMANA… POR FIN!!


HABLEMOS DE LA PUTA ESPECIE HUMANA… POR FIN!!

 

Ayer fuimos víctimas de un incidente en el parque.

Sergio vino, corriendo, asustado y con lágrimas aflorando en sus ojos, a donde estábamos Eva y yo sentados tomando una cerveza para avisarnos de que había unos niños acosando, humillando y riéndose de David. Fuimos corriendo a ver qué pasaba y, al parecer, lo habían engañado dándole una de esas botellitas de refresco de limón para que se la bebiera. El matiz es que previamente la habían llenado con orina. No se si David llegó a beber. Lo que sí se es que esos niños se reían mucho. Luego, al parecer, jugaban con una pelota (y ahí es donde Sergio se percató) a darle pelotazos a David.

Lógicamente acudí furioso y descargué mi ira sobre esos niños. El problema es que son niños y como tales… te das cuenta de que no puedes hacer nada. Ya estaba hecho el daño y por mucho que yo me empeñe volverán a hacer daño y David volverá a recibirlo.

David no… David no es consciente de nada de eso. David no entiende que haya personas que hagan daño gratuitamente. Puedo decir que a Sergio le pasa igual pero Sergio, al menos, cuenta con la suficiente inteligencia para esquivar ese tipo de situaciones. David no tiene armas. David sólo nos tiene a nosotros.

Intento dar vueltas en mi mente. Intento pensar los “por qués”. 

Lo que más me dolió fue ver la angustia de Sergio, su impotencia para poder parar aquello y por no haber estado antes. Me dolió su pena. A David no le afecta, o al menos, no le afecta como a nosotros. Es lo bueno de la inconsciencia.

Luego, tras el incidente… seguimos sentados pero… tanto Eva como yo no estábamos en la conversación. Tanto ella como yo nos sentíamos mal. Muy mal. Observas cómo la gente acepta de forma impasible ese tipo de situaciones cuando no se trata de sus hijos.

Actualmente la bondad no es un valor en alza, precisamente. La gente acepta de forma automática que las relaciones entre personas es una guerra para la que hay que estar preparados con armas. Armas, supuestamente, de defensa que luego usan para atacar, invadir y humillar. La especie humana es tan “animal” que necesita de la humillación del prójimo para destacar sus supuestas virtudes.

En definitiva nos comportamos como lo que somos. Animales. Somos una especie animal más, solo que para adueñarnos del medio contamos con un arma con la que no cuenta el león. La “inteligencia”. Por desgracia somos así de beligerantes. Gracias a esa violencia extrema nos hemos adueñado del planeta. Lo hemos conquistado, lo hemos transformado, hemos extinguido muchas especies animales y vegetales y, actualmente somos el animal que reina en el planeta. Lo que no pensamos es que nuestra extinción (auto extinción)  está asegurada a corto plazo y tendremos el triste honor de extinguirnos habiendo durado, como especie, menos que los dinosaurios, por ejemplo. La diferencia es que antes nos habremos llevado por delante a miles de especies y que, probablemente, no dejemos nada vivo en este planeta.

Es cierto que en España hay una moral imperante que detesta las buenas formas, la EDUCACIÓN, el respeto a los demás, la tolerancia y la solución de problemas por la vía pacífica. Es cierto que esa moral imperante destaca el individualismo, el egoísmo, el “yo” “mi” “mío” del que hablaban los Beatles en una canción, el “vivir” el presente aun a costa de destruirlo, la inmediatez de los placeres, la ostentación de bienes materiales, la satisfacción de “necesidades” cuanto antes a costa de lo que sea.

Es cierto todo eso pero… el uso de la inteligencia como arma, el ataque a los débiles como artimaña para alcanzar plenitud inmediata y la humillación del prójimo como prueba de poder…. No es una cuestión de la moral imperante en España, sino de la condición de la especie humana.

Todos somos conscientes de que debemos preparar a nuestros hijos para la guerra. Todos intentamos inculcarles toda esa basura acerca de la maldad humana.

Pero…. Qué ocurre cuando te topas con un ser que ve las cosas de otra forma?

Ya sea por su educación o, simplemente, por sus “carencias”, en cuanto a aptitudes, que los demás sí poseen.

Y, sobre todo…. ¿Qué hacemos si uno de esos seres es tu propio hijo?

Es triste. Muy triste, porque se que nadie que tenga hijos “normales” puede ver todo esto. Nadie es capaz de entender al 100% todo esto que digo.

Qué hacer?. Ir contracorriente?, ¿Montarnos en ese carro que sabemos que no es el correcto?.

Veo en los medios de comunicación a 1000 fantoches egoístas que son verdaderos iconos. Ídolos de masas. Veo cómo la gente se preocupa del precio de los pantalones en rebajas, de no se qué crema que deja la piel suave, de no se qué aparato que sirve para esto o aquello. Y mientras todos estamos ocupados en gilipolleces como esas vemos, igualmente, cómo hay personas que mueren desnutridas, atacadas por enfermedades perfectamente curables, vemos a gente que se juega la vida por pertenecer a nuestro círculo privilegiado, vemos cómo se encumbra a belenes Esteban, a Cristianos Ronaldos o a Arturos de gran hermano.

Así es esta especie. Eso es lo que somos. Ni podemos ni queremos cambiar. Ya sólo es cuestión de tener más o menos suerte de que te toque un papel u otro en la vida.

Se ve que a nosotros nos tocó el papel que tenemos y que debemos aceptar, porque lo verdaderamente penoso de todo es que, aun así, debemos dar gracias por haber nacido.

Hay momentos en que uno odia al ser humano por ser como es. Lo malo es que eso supone odiarme a mi mismo porque supongo que yo también soy uno de “ellos”.

Tengo tanto que aprender de él….

Y quiero que Sergio siga por donde va. Quiero que cuente con armas para la guerra pero que sean armas suficientes (y no más) para sólo defenderse al ser atacado. Quiero que se olvide de cómo somos los humanos para que no vea la vida como una guerra que hay que afrontar cabreado. Quiero dotarlo de armas para la detección de belleza, para la creación de belleza. Desde la bondad. Sin necesitar atraer la atención de los demás humillando al más débil o siendo protagonista de cada capítulo colectivo.

Me gusta que Sergio no se ria de las desgracias ajenas, que no utilice a otras personas para conseguir la aprobación de los demás, que no necesite ser el protagonista para conseguir esa aprobación. Me gusta que necesite únicamente, la aprobación de su conciencia. Una conciencia que estamos forjando entre todos, incluida la enorme influencia de David.

De Sergio solo puedo decir que me siento orgullosísimo de su bondad, de su sencillez, de su humildad, de su discreción, de su adaptabilidad, de su sensibilidad, de su falta de egoísmo. Es verlo a él y sentir que estamos haciendo bien las cosas. En cuanto a David he de decir que no soy más que un afortunado por poder olerlo mientras me recuesto junto a el en el sofá.