HABLEMOS DE CONSEJOS PARA QUE “LA NUESTRA” SEA UNA EXCELENTE PAREJA…POR FIN!!


CONSEJOS PARA QUE LA NUESTRA SEA UNA EXCELENTE PAREJA

1. Comunicación. La buena comunicación es esencial. Esto significa la importancia de ser capaz en todo momento de escuchar abiertamente, hablar claro y con sinceridad e interpretar correctamente otros signos de comunicación no verbal (enfado, cansancio, preocupación, distanciamiento, irritación, ilusión, entusiasmo…) (Buena asertividad). Se hace necesaria una confianza extrema que permita comunicar sin ser mal-juzgado y expresar lo que se necesita o reclama del otro.

2. Apoyo inequívoco. Esto significa una disposición total a apoyar todo lo que es bueno para tu pareja. Esperando y apoyando sus éxitos y máximos logros. Importantes los signos que demuestren ese apoyo. Apoyar también en el fracaso, la frustración, la desesperanza, la desesperación, la impotencia…El apoyo debe basarse, primero en escuchar, prestar atención, interesarse de verdad. Seguidamente en comprender, identificarse, ponerse en el lugar del otro, compadecerse, aceptar errores…. Y finalmente en aconsejar, empujar, animar, hacer ver lo positivo, impulsar y participar en la subida de moral.

3. Autoestima. Para ser un excelente compañero, primero debes preocuparte de estar bien contigo mismo. Preocúpate de tus necesidades de todo tipo: espirituales, emocionales, físicas, mentales.. y mejora como ser humano todo lo que esté en tu mano. No pierdas la inquietud ni las ganas de vivir y sentir.

4. Capacidad para perdonar. En una relación prolongada siempre se cometen errores en la vida de la pareja. No importa el amor que se sienta, algunas veces estaremos enfadados, heridos, resentidos acerca de algo que el otro ha hecho o no ha hecho. Estar siempre dispuesto y preparado para pedir perdón es esencial para la estabilidad y salud de la relación de la pareja a largo plazo. Es bueno aprender a tragarse el orgullo y es bueno que ese ejercicio de amor lo hagan loas dos. Saber pedir perdón y saber perdonar es una gran virtud al alcance de poca gente. Adiós al resentimiento, bienvenida la humildad y los corazones abiertos.

5. Amor sincero. Es uno de los fundamentos indispensables de una relación sólida. Esto será un buen “seguro” para soportar otras “inclemencias” en la vida de la pareja. El amor sincero parte de la admiración por el otro. El gran inconveniente es que el amor sincero requiere esfuerzo, esfuerzo diario. El amor es incompatible con el aburguesamiento o el estancamiento. Hay que trabajar y, además, hay que sentir placer en ese trabajo. Y no basta desear el bien al ser amado. Hay que procurarlo!!.

6. Igualdad. Compartir las obligaciones y los beneficios en régimen de equidad en todo lo que ocurra dentro de la relación de la pareja: retos, responsabilidades, elogios… Ser pareja significa compartir una vida, juntos, en todas sus facetas y hacer espacio para que la pareja haga sus propias contribuciones. Dadores y recibidores. La igualdad total es imposible pero la tendencia debe ser esa siempre.

7. Flexibilidad. El tiempo y las circunstancias nos cambiarán y por tanto es importante ser lo suficientemente flexibles  para adaptarnos y evolucionar. Es esencial, sin embargo, saber que no cambiarás tus principios (valores, compromisos, tendencias etc.) en el camino que la pareja debe andar conjuntamente. Capacidad de adaptación y evolución pero con la influencia del otro y sin renunciar a uno mismo. Difícil equilibrio este que hace que muchas parejas, al cabo del tiempo, se distancien al evolucionar cada cual en direcciones distintas.

8. Compromiso. En el mundo actual consiste,  frecuentemente, en enfrentarse continuamente a múltiples prioridades y responsabilidades. Es fácil para una relación actual olvidar la importancia de mantener una relación de pareja como la prioridad más importante, lo que requiere un compromiso contigo mismo en términos de tiempo, energía y dedicación. El amor  implica esfuerzos. El compromiso es amigo de la confianza. Romper uno u otra es romper esa “amistad”.

9. Ser positivo. Una persona que piensa negativamente hace que la convivencia de la pareja sea mucho más difícil. Pensar en positivo crea un buen clima en cualquier relación humana, y la relación de pareja no es una excepción. Buscar soluciones y no recrearse en los problemas a modo de queja permanente es buena idea.

10. Haz una relación divertida. Intenta sorprender a tu pareja. La vida es muy larga, hazla grata y divertida. Ten tiempo, paciencia e interés para sorprender a tu pareja. Juega, viaja, ríe, llora y vive la vida todo lo intensamente que puedas con ella. Hay que ser muy loco para convertirse en un cuerdo total. El fomento de la risa y el buen rollo es un seguro que garantiza una buena relación. La complicidad y sus gestos son esenciales. Fabricad dichos gestos y practicadlos juntos!

11. Sexualidad. No caigas en la monotonía y en la apatía. Aunque esté presente un amor sincero y verdadero, la pareja hará bien en cuidar, mimar, desarrollar, mejorar, todo lo relacionado con su vida sexual. Ten iniciativas y estimula al otro. Provoca y siente placer al conseguir enardecer a tu pareja.

12. Hijos. Los hijos deben servir para unir y no desunir. Educa y contempla a tus hijos desde la perspectiva de la pareja (y no desde la individualidad). Trabaja en la misma dirección y siempre trata de reforzar el papel de tu pareja ante tus hijos. Da muestras de cariño y amor delante de ellos. Aprenderán de lo que vean de vosotros.

13. Afrontar conjuntamente los problemas. Hay multitud de fuentes de problemas en la pareja. Intenta dar una solución rápida y eficaz conforme vayan viniendo… No escondas los problemas. Plantéalos con total libertad y con el único objetivo de solucionarlos. Los problemas también se comparten. Parte de la base de que tu pareja quiere, exactamente, lo mismo que tú, es decir… solucionarlos.

Anuncios