hablemos de “la fiesta” de los toros… por fin!!


 

HABLEMOS DE “LA FIESTA” DE LOS TOROS… POR FIN!

 

 

El entrecomillado tiene cojones!. “LA FIESTA”.

He elegido este momento para escribir el artículo ya que nos encontramos entre la feria de Sevilla y la de San Isidro.

Lo primero que hay que decir (y no por obvio se hace menos necesario) es que eso que llaman fiesta es, sobre todo, el maltrato a un animal. Convertir el maltrato de un animal y toda esa carga de morbo primitivo en una fiesta me parece de lo más perverso.

Un toro es un animal con un sistema nervioso de los llamados “superiores”. Una hormiga es, también, un animal pero es evidente que no es comparable la sensación de dolor y sufrimiento que puede padecer una hormiga a la de un toro. El toro sufre, físicamente, como lo podemos hacer nosotros los humanos. Sin embargo, por otra parte, se le atribuye al toro sensaciones que solo pueden sentir los humanos (morir con dignidad, orgullo, altivez, nobleza, etc…) cuando todos sabemos que los animales no poseen esas cualidades. Es propio de mentes inmaduras atribuir a animales cualidades humanas (si lo pensáis veréis que buena parte de los dibujos animados y cuentos infantiles están protagonizados por animales)

QUE NO, COÑO!.

Que el toro no quiere morir!, que el toro no quiere sufrir!, que el toro no quiere que se le haga pasar por todo ese rito macabro con final de muerte violenta para regocijo de miles de impresentables que bien por inconsciencia o por puro morbo y sed de sangre, incluso, pagan una entrada para que, además de regocijarse en el sufrimiento gratuito de este animal le den de comer (y mucho más que comer) a toreros, ganaderos, empresarios y todo un submundo que, para más INRI, suele estar impregnado de una nube de sospecha en cuanto a honestidad, explotación, dineros negros etc.!!!

Esta es la gran realidad del asunto. Evidentemente hay mucho más pero lo mires como lo mires no hay por donde cogerlo.

Y ahora rebatiré todos esos argumentos que suelen esgrimir los “taurinos” para justificar lo injustificable:

  1. En el toreo hay arte

Claro que hay arte. Incluso hay asesinos que pudiera considerarse que actúan con arte. Pero, evidentemente, el asesinato, el maltrato y el sufrimiento ajeno jamás pueden estar justificados por el arte. Por no hablar de que para muchas personas, entre las que me encuentro, no hay arte donde hay dolor porque dolor y belleza son incompatibles.

  1. Los antitaurinos también comemos carne

Claro que comemos carne. Somos humanos y, por tanto, carnívoros. Pero una cosa es matar a un animal para comérselo y otra bien distinta es hacer sufrir a un animal ante miles de personas, no con el objetivo de comértelo, sino para hacer una “fiesta” de ese sufrimiento.

Precisamente se trata de hacer que el animal que nos comemos sufra lo menos posible al morir. Creo que eso nos dignifica.

  1. Forma parte de nuestra cultura.

Vamos a ver… no seamos gilipollas, coño!. La esclavitud también formaba parte de la cultura estadounidense. Por desgracia el ser humano ha tomado como cultura propia muchísimos actos de los que luego se ha arrepentido a medida  que la sociedad de la que formaba parte se hacía más civilizada. Las culturas son más civilizadas cuantos menos vestigios tengan de violencia.

No vamos a quemar los cuadros de Goya ni los dibujos de Picasso ni los libros de tantos y tantos escritores. Estos artistas no eran excelentes artistas gracias a los toros sino que, al contrario, el toreo fue fomentado gracias a la aportación de grandes artistas.

Que Dostoievski escribiera sobre las cárceles de Siberia no justifica que tengan que existir este tipo de cárceles.

  1. El mundo de los toros crea empleo. Llegados a este punto podrían crear una fábrica de vibradores con púas de acero afiladas y cuando protesten las asociaciones contra el maltrato femenino decirles que eso crea empleo. No hay por donde cogerlo. Evidentemente la creación de empleo no justifica actos inmorales, injustos y relacionados con cualquier tipo de violencia.
  2. El toro nace para morir en la plaza

Claro! Y la mujer adúltera ha nacido para morir apedreada y el hijo de un currante ha nacido para morir pobre ¿verdad?

¿Y quién coño te crees que eres tú para decidir para que ha nacido un animal? Encima jugamos a ser dioses!. Tiene cojones! Basta que un gran número de personas diga cualquier barbaridad para justificarla.

Indignante!!

  1. El toro, antes de ser lidiado vive muy bien.

Claro, y como vive muy bien hay que hacerlo sufrir ante miles de personas ¿verdad?.

A más de uno que vive muy bien lo lidiaba yo de verdad!!

  1. Los taurinos aman al toro

Si, eso dicen muchos maltratadores tras violar, maltratar, humillar, vejar y matar a su mujer. En cualquier caso, los matadores lo dicen porque es lo que les proporciona dinero y gloria. No se maltrata a un ser amado.

  1. El torero se enfrenta en una lucha de igualdad ante el toro.

Otra nimiedad!. Cuántos toreros sufren y mueren comparado con los toros?. Menos mal que hay estadísticas que dicen que en cada corrida mueren SIEMPRE 6 toros.

¿Y la imagen esa en la que el torero, tras matar al toro, pone la boca en forma de “0”, saca pecho y arrastra los pies por la arena esperando los vítores del público?. ¿Qué me decís de esa imagen?.

Me daría risa si no fuera porque se mata a un animal inocente tras maltratarlo. Patético. Como patéticas eran ciertas imágenes en blanco y negro de la España profunda de los años 40.

Es cierto que hay que ser valiente para ponerse delante de un toro pero, a la vez, hay que ser muy cobarde para aceptar una pelea que se sabe cómo acabará. Y acabará (debido a lo desigual de la lucha) (lucha no deseada por el toro) con la dolorosa muerte del animal.

  1. Ser torero es un sentimiento, una forma de ir por la vida.

Esto es como lo de los videntes. Hay dos grupos. Los engañabobos (viles, insanos e inmorales) y los que se lo creen de verdad (locos e inconscientes).

Unos se aprovechan de ese estatus y ese rol que tienen asignado (que si tienen muchos cojones, que si son hombres de verdad, que si son valientes, que si son gente de honor etc.) para ser admirados por la muchedumbre que necesita ídolos (si mueren en la plaza… mucho mejor) y otros no son más que un mero combinado de piedra puestos ahí para ser usados y manipulados. En este sentido recuerda al submundo del boxeo. En mundos donde se mueve mucha pasta suele haber gente sin escrúpulos que son capaces de lo que sea por obtener dinero fácil.

  1. La fiesta de los toros es apoyada por la monarquía.

Solo esto es ya motivo más que suficiente como para ser antitaurinos.

  1. Los humanos somos así.

Es innegable que todo humano lleva una carga de violencia innata. Pero somos una especie que ha conseguido dominar el planeta, no por el uso de nuestra violencia genética, sino por nuestra capacidad de asociación y, sobre todo, de adaptación. Los humanos somos lo que queramos ser porque tenemos recursos suficientes para ello.

Si se suspendieran las corridas de toros y se penalizara a quienes la practicaran (como ocurre con los gallos de pelea, con el tráfico de animales etc..) podríamos vivir perfectamente sin la…”FIESTA NACIONAL”.

 

Te recomiendo que, únicamnte veas el siguiente vídeo si estás a favor de las corridas de toros.

http://www.tu.tv/videos/verdad-sobre-la-tauromaquia-ni-arte-n

Tu indiferencia te hace cómplice. Cuando hables con algún "torero" debes mostrar pública y claramente tu repulsa. Sólo así quedarán aislados y se podrá terminar con todo este dolor.

GRACIAS

 

DIEGO BUENO

ABLEMOS DE AMOR DE PAREJA… POR FIN!!


HABLEMOS DE AMOR DE PAREJA… POR FIN!

 

Primera interrogante… ¿Qué es el amor?.

Difícil respuesta. Cada uno de nosotros tenemos una idea de lo que es o lo que debe ser el amor. De todas formas hay características comunes a toda definición.

1. m. Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser.

2. m. Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear.

3. m. Sentimiento de afecto, inclinación y entrega a alguien o algo.

4. m. Tendencia a la unión sexual.

Estas son las definiciones que nos ofrece el diccionario. Sinceramente, me sorprendí al leerlas.

Pero….¿qué implica el amor?. El amor implica entrega, implica reciprocidad, implica compromiso.

El amor no es gratis. Implica esfuerzo. Me consta que es fácil decirlo y no tanto llevarlo a cabo durante años pero se ha de ser consciente de que debe ser así. Son muchas las personas que tras la conquista y los primeros años de amor se duermen en los laureles pensando que el trabajo ya fue realizado. Enorme error que, a buen seguro, traerá consecuencias nada agradables.

 El amor no es inmóvil. Implica evolución. Evolución de la persona y evolución de la pareja. Trazar y recorrer un camino juntos. El amor debe hacernos sentir eso que llamamos plenitud.

El amor debe hacer que encontremos placer en la entrega. Esta es una de las grandes claves ya que no es fácil luchar contra el propio egoísmo personal. El amor implica reciprocidad. Por eso no considero amor a ese que se entrega sin recibir (¿dependencia?, ¿amor incompleto?, ¿ilusión infundada?). Llámalo como quieras pero eso no es amor. El amor, por definición ha de ser completo y no debe basarse en la dependencia. Sí, en cambio, en la complementación y en la implementación.

El amor es la unión de dos seres o más respetando la libertad individual de cada uno de los intervinientes. El amor es complementación interactiva. Por eso considero que no puedes enamorarte de una persona demasiado distinta a ti. No creo en eso que se dice acerca de que el hecho de que sean tan distintos hace que cada uno se beneficie de lo que no tiene y al otro le sobra. Dos personas demasiado distintas no pueden enamorarse. Pueden hacer un acuerdo no escrito, ni siquiera pactado, para llevar unas vidas lo más plenas posibles pero amor….yo no lo llamaría así. Quizás en algún momento de la vida les venga bien la compañía del otro (de ese tan distinto) para suplir carencias personales pero cuando esas carencias estén superadas uno de los dos miembros de esa unión empezará a preguntarse si lo que siente y ha sentido era, verdaderamente amor. Tarde o temprano el hecho de ver las cosas de forma tan desigual tendrá consecuencias en forma de problemas. Problemas a nivel individual y, como consecuencia, problemas a nivel de pareja.

Porque todos somos distintos. Cierto. Y amar es tolerar y enriquecerse del otro. Cierto también. Pero amar es, también, compartir. Compartir ideas, sentimientos, deseos, sueños y esperanzas. Amar es compartir aficiones, formas de trabajo, proyectos. Y todo eso solo es posible entre personas que no sean demasiado distintas. Los conceptos en cuanto a moralidad han de ser muy parecidos. Amar es sentir que la persona amada es tu otro yo. De ahí la importancia de amarse a sí mismo. Hay (y todos conocemos muchas) relaciones de todo tipo. Incluso la mayoría pueden llegar a “funcionar” sin verdadero amor. Tenemos ejemplos a nuestro alrededor pero… el amor es algo más. En realidad lo es todo. Quiero decir que ha de haber de todo en una relación amorosa. Y no hablo de esa idea romántica del amor en la que las personas pierden el sentido de la realidad, incluso.

 El amor es una mezcla de romanticismo y pragmatismo. La realidad es demasiado bella como para tener que sustituirla por ensoñaciones. El romanticismo es demasiado bello como para que quede aplastado por las realidades cotidianas.

 Somos lo que somos gracias a la influencia de la persona amada, entre otras cosas.

La adaptabilidad de la que hacemos gala los humanos trasciende igualmente a las relaciones de pareja. Incluso, a veces, somos testigos de relaciones en que esa adaptabilidad hace que sus miembros consideren como “normal” ciertos comportamientos a nivel de pareja que, cuanto menos, nos sorprenden.

La relación de pareja se construye como se construye un castillo. Piedra a piedra, paso a paso. Una buena relación debe estar construida desde la equidad, el respeto, la buena fe y debe contar con ingredientes únicos que doten de, sobre todo, una intensa complicidad. Eso se traduce en un lenguaje propio. Lenguaje en forma de palabras, gestos y costumbres. No debe faltar la chispa, la sal, el pellizco.

Los años de convivencia limitan la capacidad de sorpresa por eso se hace necesario hacer alarde de imaginación y constantes gestos de cariño, deseo y admiración.

El amor, en realidad, no existe. Lo que existen son las pruebas de amor. Las pruebas de amor han de ser diarias, a cada instante y se materializan en forma de respeto, paciencia, tolerancia, caricias (caricias no solo táctiles sino también con la mirada, con detalles, con besos, con la palabra etc.) y entrega constante. Amar es regalarse al otro que te desea. Y todo ello sin renunciar a la individualidad. Difícil equilibrio en cuyos extremos se encuentran los celos desmesurados y la dejadez total. Se hace necesario que resulte placentero dar pruebas de amor. Si no es placentero se convertirá en una losa y terminarán por no llevarse a cabo dichas pruebas de amor. Es necesario amar para dar muestras de amor constantes. Es necesario amarse para ello.

Solo puede sentirse ese cosquilleo en el estómago ante el amor correspondido. Y solo con la correspondencia es posible saborear el dulce placer de la ceguera que provoca el amor en sus primeras etapas.

Solo te puede hacer alcanzar un alto nivel de plenitud el amor que se siente tras la entrega sin condiciones. No hay amor sin lealtad.

El amor es colaboración. Para ello ha de conocerse muy bien a la otra persona. Sin máscaras. El desenmascaramiento, el descubrimiento del otro es parte del encanto del amor. A diferencia de las demás personas, la persona amada resurge a cada ventana abierta en su alma. Sus puntos débiles y sus grandes virtudes terminan en nuestras manos y nos desnudan ante el otro. Bendito poder que nos embadurna de una gran responsabilidad que afrontamos sin miedos. Es el tiempo y el trabajo tenaz el que permite destapar el alma del otro. El amor necesita de la dedicación y, con el tiempo, la dedicación se regenera con la imaginación.

 El amor nace y crece a través de la admiración. Cuando dejes de admirar al ser amado ve pensando en que, quizás, el amor empieza a acabarse o, siquiera, necesita de un zarandeo. Es una apertura de puertas constantes, es un descubrir qué se esconde tras las distintas máscaras (sociales o personales) atraídos por un presentimiento, un estímulo o por puro instinto. Es convertir en certeza ese presentimiento. Por tanto el amor es descubrir y/o redescubrir constantemente.

Los zarandeos y tirones de orejas son parte del juego del amor. Gracias a ellos el otro vuelve a retomar el rumbo. Gracias a ellos damos a conocer nuestras necesidades. Gracias a ellos podemos evolucionar en todos los sentidos. Las llamadas de atención son tan desagradables como necesarias. Son parte del precio del amor.

Amor es dejar el mejor trozo de tarta a tu pareja sin que esta, siquiera, se de cuenta de lo que has hecho.

Amor es desear la felicidad del otro, buscarla, acentuarla, estimularla, favorecerla e, incluso, crearla. De la forma que sea. Amor y egoísmo no se llevan demasiado bien. Sin embargo es el egoísmo el que hace que podamos expresar al otro lo que necesitamos. Es el egoísmo el que nos refleja en el otro.

Dicen que uno se enamora de un sueño, de un ideal de persona que dista de la verdadera forma de ser del ser amado. Y no niego esa afirmación pero…..ha de tratarse de conseguir que ese ideal no sea radicalmente opuesto a la persona que tenemos a nuestro lado.

¿Se debe hacer cambiar al otro para que se adapte a nuestro ideal?

Por supuesto que si. Es más….es nuestra obligación. Evidentemente es imposible cambiar al otro por completo (de ahí que sea aconsejable que su forma de ser, actuar, pensar y ver las cosas sea semejante a la nuestra). Somos lo que somos y quienes somos gracias a la influencia que el ser amado ha ejercido en nosotros a lo largo del tiempo. Hemos llegado a donde hemos llegado gracias al camino recorrido juntos. Pretender cambiar al otro no significa dejar de respetarlo. Significa aunar criterios, debatir, enriquecerse y enriquecer, analizar y llegar a conclusiones. Significa ver las cosas desde el punto de vista del ser amado y admirado. Si hay amor se llegará a un consenso que será la consecuencia del cambio aceptado. En cualquier caso, cualquier cambio destinado a la mejora personal repercutirá directamente en la relación.

Evidentemente hay personas más influenciables y otras más influyentes. Si existe un gran desequilibrio entre ambos (si uno es demasiado influenciable y el otro demasiado influyente) será necesario escudriñar los subterfugios de la mente para, probablemente, llegar a conclusiones freudianas en cuanto a posibles complejos de Edipo y sadomasoquismos llevados a la práctica diaria. La mujer, por ejemplo, busca, de forma inconsciente, una comparación con la figura del padre cuando se decide a elegir o no a su pareja. Ese es un hecho demostrado.

 Hay parejas que funcionan, incluso así, pero, siendo amor, yo opino que en esos casos es más una cuestión de dependencia que de verdadero amor. El amor requiere equidad, a mi entender. Otro motivo más para que ambos se parezcan también en esto.

Uno de los grandes retos del amor es mantenerlo con el paso del tiempo. En esas estáis la mayoría de los que leáis este artículo y, por tanto, a ello dedico mi esfuerzo en forma de opinión.

¿Cómo se hace para mantener viva la llama del amor?

Dicen que la rutina es el mayor enemigo. Estoy de acuerdo. Todos estamos de acuerdo ¿verdad? Pero….¿de quien es la responsabilidad de tomar las distintas iniciativas encaminadas a vencer la rutina?.

Veamos un ejemplo:

A todos nos encanta que nos den un masaje (terapéutico o sensual) alguna vez pero… ¿quién lo da?, ¿Quién lo recibe?. ¿Hay equidad?. ¿Hay verdadera dedicación?.

 A veces… tendemos a dejar en manos del otro esa responsabilidad. Somos conscientes de que hay que vencer la rutina, somos conscientes de que hay que tener iniciativas ( idearlas, proponerlas y llevarlas a cabo) pero….aun así hay muchos miembros de parejas que no lo hacen.

Por qué?. Yo me preguntaría si el amor sigue vivo. El aburguesamiento, el acostumbrarse a “lo bueno”, la pereza o, simplemente, la costumbre hace que no movamos un dedo en ese sentido.

Una cena romántica, un viaje, un plan para ver una película, siquiera. Los detalles importan. Y mucho. Los detalles son pruebas de amor. Como ya dije antes….no existe el amor, sino las pruebas de amor.

Observad frases como estas, por favor:

“Te amo pero no me atrae el sexo contigo”

“Te amo pero tengo mis aficiones y tú las tuyas. Cada uno por su lado”.

“Te amo pero pasan dos días sin un beso de verdad.”

“Te amo pero no te miro a los ojos.”

“Te amo pero no te lo digo”.

“Te amo pero discuto contigo a menudo”

“Te amo pero no te admiro”

“Te amo pero no converso contigo”

“Te amo pero no me río contigo”

“Te amo pero solo te presto atención cuando te veo mal”

“Te amo pero no quiero que tengas vida propia con tus amig@s”

No nos engañemos. Eso no es amor.

El amor se desarrolla cada día. Con pequeños y grandes detalles.

Otra frase típica (respecto al amor) y, no por ello, menos cierta es que si no te quieres a ti mismo no puedes amar a otro.

Es una pura verdad. Quererse a sí mismo es lograr el equilibrio necesario para aceptarse tal como se es sin renunciar a la mejora personal. Para ello es fundamental conocerse a sí mismo, claro. Una forma de conocernos y aceptarnos a nosotros mismos es descubrirnos  a través del ser amado. Nuestro reflejo y proyección en el otro nos complementa. No por lo que nos falta, sino por lo que aprendemos de nosotros mismos, por lo que podemos llegar a ser junto al otro.

Sólo puedo saber qué quiero, qué espero, qué puedo dar etc… si me acepto, si me conozco y si, a pesar de todo, me amo. Es eso que llamamos plenitud. Imposible amar sin sentirnos plenos.

Debemos amarnos a nosotros mismos. Nadie da al otro lo que no estaríamos dispuestos a darnos. Ni siquiera por amor. Nadie puede dar lo que no tiene. Y viceversa. En amor… cuanto más se da… más se tiene.

Es necesario sentirse bien con uno mismo. Se debe intentar que nuestro estado general sea de buen humor, con carácter positivo, tolerante, abierto, receptivo, conciliador. Es necesario amar a la vida y tener deseos de vivirla. Solo en ese terreno puede nacer y crecer el amor verdadero.

La superación conjunta de cada uno de los obstáculos, que la vida nos ponga a nuestro paso, hará que el amor evolucione, se fortifique y estreche vínculos inseparables.

Solo pueden amar de verdad las personas auténticas. Es decir, las personas cuyos actos, palabras e ideas no difieren en exceso. Soy auténtico si lo que creo de mi se parece a lo que los demás creen de mi. Soy auténtico si soy leal a mis expectativas y no a lo que los demás esperan de mí.

Y sin embargo, esa autenticidad debe estar más cerca de la modestia y la humildad que de la soberbia o la prepotencia. Solo así es posible darse al ser amado.

El amor requiere paciencia, tolerancia y deseo del bien para con el otro. Todo en su justa medida. En un equilibrio harmónico.

El amor requiere egoísmo, exigencia y esperanza. También en su justa medida.

Imposible amar de verdad sin ese sentido del equilibrio. Equilibrio en cuanto a estar lo suficientemente loco como para cometer alguna locura (prueba de amor necesaria a veces) y lo suficientemente cuerdo como para actuar con sentido común y de forma razonable.

Hay que estar muy loco como para pretender ser un cuerdo total.

Como veis… soy bastante exigente en cuanto a amor se refiere.

Pero me reitero en que el verdadero amor es muy difícil de encontrar. Hay sucedáneos de amor, hay amores efímeros y hay otros sentimientos que yo no calificaría como amor. Pero amor….AMOR con mayúsculas….. Eso es, realmente, difícil. Quien lo conoce… lo aprecia en su justa medida.

Básicamente esta es mi idea del amor. Exigente, completa, compleja pero preciosa y, sobre todo… factible.

GRACIAS

 

DIEGO.